Make your own free website on Tripod.com
logo
| solynubes Tiempo | 23 Centigrados | Cotización |  $ Compra 3.46 / Venta 3.50 | Servidores de audio y video | Chat
separador
fondo
Principal
fondo
Noticias
Actualidad
fondo
Radio
fondo
Prensa
fondo
Television
fondo
Audio
fondo
Internet
fondo
Otros servicios
fondo
Presentación
fondo
Opinión
fondo
Universidades
fondo
Cursos y talleres
fondo
especiales
fondo
Proyectos
fondo
punto
columna
portadas
rostros
Escribanos
Visita
Archivo
 
Cifra de atentados a periodistas peruanos se elevó a 38 en lo que va del 2005

Evidente prepotencia de autoridades en primeros cuatro meses del año, casos más resaltantes ocurrieron en Lima
Reducir TextoAmpliar Texto Tamaño texto 
La cifra de atentados contra comunicadores sociales se elevó a 38 en el Perú en el 2005, alertó la Oficina de Derechos Humanos del Periodista (OFIP) de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, en su informe sobre la situación de la libertad de expresión en el país al concluir el cuarto mes del año, en ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Del total de atentados, 24 fueron agresiones físicas y verbales, nueve casos de amenaza/hostigamiento, tres presiones jurídicas, en tanto, se ha producido una detención arbitraria, y un robo. Diecinueve atentados han sido cometidos por civiles, nueve por funcionarios de ese tipo, cinco por efectivos de seguridad y policiales, y cinco por elementos no identificados.

La región del país donde más atentados se han cometido contra comunicadores sociales es Cusco con seis, seguida por Andahuaylas, Huánuco y Lima con cinco casos en cada una de ellas. Le siguen Huaraz con tres, Chiclayo con dos, y Pisco con la misma cifra. La prensa televisiva ha recibido quince atentados; doce la escrita; y once la radial.

Del total de comunicadores agredidos en el ejercicio de su profesión, 31 han sido varones y seis mujeres, mientras un atentado se cometió contra un medio de comunicación. El funesto precedente del 2004 en que se registraron 121 ataques a la prensa –una agresión cada tres días, promedio-, sumados el asesinato del periodista Antonio La Torre Echeandía (14-02-04), en Yungay, y el de Alberto Rivera Fernández (21-04-04), en Pucallpa, avisoran una regresión sintomática a niveles de violencia que del 80 al 2000 cobró la vida de medio centenar de periodistas.

Las autoridades municipales y regionales se han convertido en lo que va del año en agentes directos de agresión física y verbal en plena vía pública o irrumpiendo a los centros de labores de los periodistas. Los representantes del Ejecutivo no son ajenos a situaciones como estas. Escenas como la agresiones protagonizadas por el embajador del Perú en España, Fernando Olivera Vega (28-04-05), y la periodista Bettina Mendoza, de CPN Radio, quien terminó con la mano enyesada y descanso médico de dos semanas por lo que el diplomático calificó como un "incidente menor", junto a los ataques verbales de la primera dama y otros conductores políticos del país que intentan responsabilizar a la prensa de los bajos niveles de aprobación pública y de entorpecer la labor presidencial, se convierten en descriptores más que sugerentes de tenso clima en el que cumplen labor los periodistas en Perú.

Entre los caoss que generan mayor preocupación están los protagonizados en Andahuaylas el primer día del año, en la que un grupo de etnocacerista agredió física y verbalmente a un grupo de periodistas que cubrían la toma de la comisaría de la ciudad. El camarógrafo de América Televisión, Elmer Valdivieso, resultaría con la cabeza rota producto del impacto de una piedra lanzada por quienes respaldaban la acción de Antauro Humala.

Se sumaría a esto la agresión al periodista del programa La Ventana indiscreta de Frecuencia Latina, César Hildebrandt Chávez, quien el último 12 de abril fuera agredido por un suboficial de la Policía Nacional del Perú, a quien identificó como Joel Bardales Castillo. Esta agresión, a decir del periodista, se dio en respuesta a las investigaciones que realizaba sobre Lady Bardales Castillo, integrante de la escolta del presidente, Alejandro Toledo, hermana de la persona que lo agredió.

El periodista resultó con fuertes contusiones y moretones en el dorso y en el pecho, así como con heridas en los brazos, piernas y codos, tras la agresión recibida. Luego se sumarían agresiones en el Alto Amazonas, Chimbote, Huamanga, Madre de Dios, Pomabamba, Pucallpa, Rioja, Sicuani, Tocache y Trujillo respectivamente.

Estos casos y los dos asesinatos registrados durante el 2004 siguen situando a Perú, tras México y Colombia, como uno de los escenarios de mayor peligro para quienes ejercen labor periodística en la región.

Zuliana Lainez Otero
Secretaria Nacional
de Comunicación Social (ANPP)

Lunes 02 de Mayo del 2005

 
punto
Opine Aquí
punto
¿Es necesario un manual que instruya a los periodistas a protegerse en la cobertura de atentados terroristas?
punto
separador
punto
Directorio de Medios
punto
radio Estaciones de radio
camara Canales de Tv
texto Prensa Escrita
punto
separador
punto
Entretenimiento
punto
cine Cine y Trailers
flecha Algo de Rock
parlante Música
camara Tv Cable
tv Televisión
punto
separador
baneraruges
banner50
Regresar a Inicio
fondo
Derechos Reservados 2005 © Grupo Periodismo en Línea - http://www.periodismoenlinea.com Lima 30 - Perú