Make your own free website on Tripod.com
logo
| solynubes Tiempo | 23 Centigrados | Cotización |  $ Compra 3.46 / Venta 3.50 | Servidores de audio y video | Chat
separador
fondo
Principal
fondo
Noticias
Actualidad
fondo
Radio
fondo
Prensa
fondo
Television
fondo
Audio
fondo
Internet
fondo
Otros servicios
fondo
Presentación
fondo
Opinión
fondo
Universidades
fondo
Cursos y talleres
fondo
especiales
fondo
Proyectos
fondo
punto
columna
portadas
rostros
Escribanos
Visita
Archivo
 

Motivos para celebrar el día del periodista

En Lima fue capturado el asesino del colega peruano Alberto Rivera, quien confirmó que alcalde de Pucallpa ordenó el crimen. Mientras en Estados Unidos, fue liberada periodista del NY Times, Judith Miller
Reducir TextoAmpliar Texto Tamaño texto 

Buenas y malas noticias trae consigo el año 2005 para la prensa nacional e internacional. Mientras en el Perú el asesinato del colega Alberto Rivera -por órdenes de una autoridad municipal involucrada en actos de corrupción- es quizá el caso más emblemático y lamentable; a nivel internacional igual relevancia tuvo la injusta detención de Judith Miller, periodista del diario "The New York Times", quien pagó con la cárcel por negarse a revelar sus fuentes informativas y testificar ante un jurado norteamericano sobre una publicación en la cual reveló la identidad de Valerie Plame, una agente de la CIA que informó que el ex dictador iraquí Saddam Hussein había intentado comprar uranio en Níger para fabricar bombas atómicas.

En ambos casos hay una clara violación de nuestros derechos pero a la vez un lamentable silencio cómplice de los gobierno de turno y de las autoridades judiciales que hasta hoy no comprenden que informar es un deber y que la opinión pública demanda cada vez más esta vorágine informativa y que también sirve para fiscalizar y sancionar a las instituciones.

Frente a ello, hoy 1 de octubre en el día del periodista, saludamos a todos los colegas del Perú y el Mundo;, a quienes luchan por cumplir su profesión en paises donde predomina la censura, la persecución y la dictadura. Rendimos homenaje a los valerosos caídos en Iraq y Afganistan, a los que enfrentan a gobiernos cuasidemocráticos como Cuba y China. En este fecha especial hay dos buenas noticias (leer desarrollo): Primero la captura del asesino de Alberto Rivera y segundo, la liberación de Judith Miller. No pararemos de cuestionar estas injusticias.

1-El crimen de Alberto casi resuelto

La verdad se va abriendo camino en el caso del crimen de periodista de Pucallpa Alberto Rivera. Tras un minucioso seguimiento, la Policía capturó ayer a Ángel Mendoza Casanova, uno de los asesinos del periodista pucallpino Alberto Rivera Fernández, muerto días después de propalar una denuncia periodística contra el alcalde de esa jurisdicción Luis Valdez Villacorta.

La policía de la urbanización Sol de Oro, en el cono norte de la capital, lo ubicó en el asentamiento humano Daniel Alcides Carrión, en San Martín de Porres. Fuentes de esa comandancia aseguraron que el sujeto de 23 años no opuso resistencia al momento de su captura. Es más, colaboró con los agentes cuando fue interrogado.

Con asombrosa sangre fría, admitió haber asesinado al periodista el pasado 21 de abril del 2004. Pero aseguró no haber perpetrado solo el crimen. Implicó en su testimonio al delincuente Lito Fasabi Pisango, alias ‘Chino Lito’. Ángel Mendoza admitió haber recibido 500 soles con la orden de “asustar” al periodista. En otro momento, el criminal dijo que las órdenes procedían de del despacho de un funcionario de la alcaldía (a quien no identificó), quien a su vez, según declaró a la policía, recibió indicaciones del alcalde Luis Valdez.

César Huamán Fernández, medio hermano del periodista Alberto Rivera, siguió los rastros de ‘Gatillo’ desde Pucallpa hasta lograr que sea capturado en Lima. “Un informante me dijo que estaba en Tarapoto. Cuando llegué a esa ciudad, había salido del lugar.Según me contaron, con dirección a Lima. Enrumbé hasta esta ciudad. Estaba seguro de que lo ubicaría”, relató a La República en la comisaría Sol de Oro. Según explicó, hace unos días logró ubicarlo. Como no había orden de allanamiento la policía poco podía hacer para ingresar al cuarto donde estaba viviendo. Para evitar que ‘Gatillo’ vuelva a escapar, Huamán montó guardia con dos policías.


Historia del crimen

El 21 de abril del 2004, el periodista Alberto Rivera Fernández fue asesinado por dos sujetos desconocidos que irrumpieron en su oficina de Pucallpa. Dos certeros balazos en el pecho acabaron con su vida. Rivera era un duro crítico del alcalde Luis Valdez Villacorta. Precisamente, un día antes de su muerte, lo había acusado en el programa “La ventana indiscreta” de ser narcotraficante. Ciertas versiones señalan que Valdez registra investigaciones en la Policía Antinarcóticos por tráfico ilícito de drogas, las cuales nunca han llegado a establecer algo concreto. Valdez ha negado todos los cargos y ha dicho que nada tiene que ver con la muerte del periodista.(Cortesía La República)

2- Miller salvada por su fuente informativa

Judith Miller, la reportera del diario The New York Times que fue encarcelada en julio de este año por negarse a revelar sus fuentes, declaró ante el gran jurado federal que investiga quién filtró la identidad de una agente encubierta de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Estados Unidos. El caso despertó gran interés en la opinión pública estadunidense, porque el encarcelamiento de Miller fue considerado el fin de la inmunidad de los periodistas.

Miller -excarcelada ayer después de 12 semanas en una prisión cerca de Washington- se negaba a revelar sus fuentes al fiscal Patrick Fitzgerald, quien investiga una filtración de información sobre la identidad de una agente de la CIA. Es posible que la filtración, que podría provenir directamente de la Casa Blanca, constituya un delito penal en Estados Unidos, pues las leyes consideran un acto criminal revelar la identidad de un agente de la CIA.

El ex embajador estadunidense Joseph Wilson, quien criticó el manejo que hizo el gobierno del presidente George W. Bush sobre las armas de destrucción masiva iraquíes, acusó en el verano de 2003 a la Casa Blanca de revelar, en venganza, que su esposa, Valerie Plame, era agente secreta de la CIA. Las filtraciones sobre la identidad de la agente parecen haber estado destinadas a desacreditar a Joseph Wilson. Según The New York Times, Miller aceptó declarar ante el gran jurado luego de que su fuente la liberó del deber de mantener la confidencialidad de lo que él le dijo.

Fue un funcionario del vicepresidente

La fuente en cuestión es Lewis Libby, director de gabinete del vicepresidente Dick Cheney. Libby recibió a Miller el 8 de julio de 2003 y tuvo varias conversaciones telefónicas con ella esa misma semana. El abogado del funcionario, Joseph Tate, explicó que su cliente liberó de su promesa a Miller hace más de un año, pero que la periodista quería asegurarse de que no hacía eso por obligación y por eso habló con Libby por teléfono desde la cárcel. "Quería escucharlo directamente de Libby y asegurarse que era una opción voluntaria", indicó.

Fitzgerald, quien casi ha cerrado su investigación, pidió a Miller desde hace más de un año que revelara el tenor de sus conversaciones con Libby. Sin embargo, se mantiene el misterio sobre las causas por las que eso llevó tanto tiempo, así como por qué no ocurrió antes del encarcelamiento de Miller a principios de julio. Miller es una reportera especializada en temas de seguridad nacional y en Medio Oriente, muy controvertida por la cobertura que ha realizado sobre el tema de las armas de destrucción masiva en Irak.

En su momento, ella defendió la decisión de la Casa Blanca de invadir el país árabe, bajo el supuesto de que los arsenales de destrucción masiva existían. Recibió el premio Pulitzer en 2002 por una serie de artículos sobre Osama Bin Laden, con un pequeño grupo de colegas del diario. "Yo era una periodista; hacía mi trabajo, protegiendo a mi fuente hasta que mi fuente me dejó en libertad de cumplir con mi deber cívico de declarar", afirmó Miller a la salida del tribunal en Washington, cinco horas después de prestar su testimonio a puertas cerradas. "Pasé 85 días en la cárcel por mi convicción sobre la importancia de preservar la relación confidencial que tienen los periodistas con sus fuentes. Créanme, no quería estar en prisión", agregó.

Publicado 1 de Octubre 2005

 
punto
Opine Aquí
punto
¿Es necesario un manual que instruya a los periodistas a protegerse en la cobertura de atentados terroristas?
punto
separador
punto
Directorio de Medios
punto
radio Estaciones de radio
camara Canales de Tv
texto Prensa Escrita
punto
separador
punto
Entretenimiento
punto
cine Cine y Trailers
flecha Algo de Rock
parlante Música
camara Tv Cable
tv Televisión
punto
separador
baneraruges
banner50
Regresar a Inicio
fondo
Derechos Reservados 2005 © Grupo Periodismo en Línea - http://www.periodismoenlinea.com Lima 30 - Perú